Reserva
RESERVA AHORA
La custodia procesional en la Mezquita-Catedral de Córdoba - Cordoba a Pie

La custodia procesional en la Mezquita-Catedral de Córdoba

La pieza de orfebrería más imponente de la Mezquita Catedral de Córdoba cumple 500 años

En el mundo hay miles y miles de tradiciones religiosas que enraízan en los confines del tiempo pasado y describen formas de pensar y de vivir de sociedades enteras. Son innumerables las religiones que conviven en el mundo y en Córdoba no iba a ser menos. Sin embargo, la católica es la que más arraigo tiene en la ciudad.

Una de esas tradiciones religiosas que tienen lugar en nuestra ciudad es la de la custodia. Tradicionalmente, una custodia es el lugar donde se coloca la hostia consagrada para adoración de los fieles en la religión católica.

En nuestro país también se llama así a una pieza de orfebrería con forma de torre en la que se entroniza la custodia propiamente dicha para luego salir en procesión. Igualmente, dicha pieza se conoce como custodia de asiento.

De las manos de Enrique de Arfe, orfebre alemán nacido cerca de Colina, nacieron algunas de las custodias más espectaculares que aun hoy en día se conservan en España. Hablamos, concretamente, de la custodia de Toledo y la de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

La custodia procesional de Córdoba, labrada en el s. XVI, es una obra insólita en nuestro país. Sigue el modelo de la desaparecida custodia de León, por lo que en esta joya impera el gótico flamígero, aunque reúne ciertas influencias del Renacimiento italiano.

Asimismo, tiene gran sentido arquitectónico. Las torrecillas que encontramos en ella sirven para definir el espacio y podemos descubrir en las mismas más de 130 imágenes de santos y otras pequeñas figuras que no superan los 55 milímetros.

También merecen mención, por su especial delicadeza, las escenas de la vida de Cristo, donde podemos destacar la Pasión, Muerte y Resurrección.

Por otro lado, la peana sobre la que se alza la custodia de la Catedral de Córdoba no forma parte del conjunto que ideó Arfe, sino que la realizó el genial platero Damián de Castro en el s. XVIII, siguiendo los cánones del estilo rocalla imperante en esa época.

En definitiva, una pieza magistral que recientemente cumplió 500 años de su estreno en la procesión del Corpus Christi en Córdoba de 1518.

Podrán admirar la custodia procesional de la Catedral cordobesa en la Capilla de Santa Teresa.